Diderot! arte y acciones artísticas

Teléfono
+34 615 567 243
Correo-e
box@diderot.info
ca
es

BETA

Blog del director

FAEDOR FAEDOR logo miquel-angel-codes-luna

Blog de Miquel-Àngel Codes Luna

Soy . Dirijo diderot! Arte y acciones artísticas. Este es un blog de crítica de arte que se puede hacer, que debo hacer.

En la #Catalunya2022 la cultura desaparecerá, pero la Generalitat sobrevivirá (1ª parte)

En la #Catalunya2022 la cultura desaparecerá, pero la Generalitat sobrevivirá (1ª parte)

Perdonad por el título. Os he querido llamar la atención como sea porque quiero que os leáis el artículo. Sí, lo sé, el clickbait es una estrategia infame. Prometo no hacerlo más, pero leed el artículo por favor. Intentaré ser lo más conciso posible. Primero hablaré de la iniciativa del gobierno de la Generalitat de convocar 30 expertos para que se imaginen como tendría que ser la Catalunya post-Covid a partir de 2022 y después como esta iniciativa se proyecta (por ahora) en la eterna hermanita pobre de todas las hermanitas, desde que Tarradellas dijo aquello que dijo por el balcón ya hace 43 años: la cultura.

Primera reflexión después del anuncio hecho por el tándem Torra-Aragonès. Si la Generalitat tiene que recurrir a 30 expertos externos para imaginar escenarios y caminos a seguir, ¿ello quiere decir que en la Generalitat no había nadie que se dedicara a pensar estratégicamente el futuro del país? ¿Que esta administración vive instalada en uno “qui dia passa any empeny" continuo hasta las siguientes elecciones? No sería serio. Después de buscar entre los centenares de oficinas, gabinetes, secretarías, comisionados, comisiones, institutos nacionales, centros de estudios, delegaciones, coordinadoras, asesorías, áreas, subdirecciones, servicios territoriales, patronatos, gerencias, jurados, consejos rectores, corporaciones, comités, fundaciones, mesas y otros entes que me dejo, he encontrado el núcleo del pensamiento estratégico de la Generalitat de Catalunya: la Dirección General de Análisis y Prospectiva. La dirige un señor que se llama Josep Rius, a quien no conozco pero le he leído el currículum que él mismo aporta en la web de la Generalitat. Inesperadamente, no tiene ninguna experiencia ni en análisis ni en prospectiva. De hecho, es abogado de formación y antes de entrar al sector público, concretamente en la Institució de les Lletres Catalanes (gracias al hecho circunstancial que un partido ganó unas elecciones y que conocía a dos personas de ese partido), había trabajado para dos empresas constructoras muy conocidas por muchas cosas y no todas buenas: Entrecanales (Acciona) y Comsa-Emte. Por el capital que movían entonces estas dos empresas quizás tenía un buen sueldo, pero bien es verdad que ahora tampoco se puede quejar: 87.456,36 €/año. Si no tiene formación específica sobre la materia, ¿cómo ha llegado el Sr. Rius a esta Dirección de tanta responsabilidad para el país? Muy fácil, porque venía rebotado de otra Dirección -la de la oficina del presidente- y como que en Catalunya no hay nadie versado en prospectiva decidieron colocar al Sr. Rius, quizás, porque tiene un máster en dirección pública de ESADE (posiblemente el máster más esponjoso –porque “tot ho tapa”, como diría el poeta- y más estudiado a posteriori que ha existido desde que Galileo se acariciaba la barba en las aulas de la universidad de Boloña). Si comparamos el currículum del Sr. Rius con el de su homólogo de Madrid, Diego Rubio Rodríguez, director de la Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia de País a Largo Plazo (doctor por la Universidad de Oxford especializado en historia aplicada, teoría del cambio, prospectiva y gobierno anticipatorio), se convendrá que existe un déficit de conocimiento del objeto de su trabajo, por parte del Sr. Rius. Dicho esto, no quiero que se me mal interprete. No estoy poniendo el Gobierno de España como paradigma del buen gobierno. De hecho, este siempre será mucho peor por una cuestión de escala, puesto que ambos gobiernos comparten idéntica cultura organizativa.

Bien es verdad que esta Dirección de Análisis y Prospectiva no ha estado muy activa, antes y con el Sr. Rius al frente desde el 2019. En la web de publicaciones de la Generalitat no aparece ninguna entrada promovida por esta Dirección y si se busca en San Google los últimos 5 años aparece básicamente la misma y única noticia pero con los nombres cambiados: el nombramiento de las personas que han precedido al Sr. Rius. En resumen, parece que Catalunya no ha sido muy pensada transversalmente en clave de futuro, al menos desde esta oficina. Si no es así, estaré encantado de rectificar y disculparme.

Pero la pandemia ha venido para cambiarlo todo, dicen, incluso las inercias de trabajo en el gobierno catalán. Ahora el Sr. Rius está coordinando (deduzco) esta iniciativa de #Catalunya2022, el chispazo de la cual ha sido –dicen- un artículo en Via Empresa del asesor en transformación digital Genís Roca. ¿Había otras opciones? Sí, por ejemplo, ésta: que el señor Rius se arremangara y convocara a la cuarentena larga de asesores que tiene la Generalitat en nómina (solo en los departamentos y sin contar adjuntos), para diseñar políticas conjuntas de futuro (cuestan cerca de tres millones de euros al año, cobran 65.000 euros de media y sobre el papel son expertos). Pero no. Quizás ya van muy cargados de trabajo. Por eso el Sr. Rius, que tiene que dirigir la Dirección y eso ya es mucha dedicación, ha encargado la tarea de pensar la Catalunya post-COVID al ya citado Genís Roca y a la prof. Victòria Alsina (politóloga). Un legítimo encargo externo con perfiles independientes y caras nuevas... o quizás no tan externo ni con caras tan nuevas: Genís Roca era y es miembro de dos consejos de la Generalitat (el Consejo Consultivo del Pacto Nacional para la Sociedad del Conocimiento y el Consejo Asesor en Tecnologías de la Información y la Comunicación), mientras que Victòria Alsina había sido delegada del gobierno catalán en los Estados Unidos y había trabajado para el Departamento de Medio Ambiente, antes de iniciar una intensa carrera de investigación.

Y aquí la segunda reflexión. ¿Por qué estas dos personas, junto con las otras 28 que las acompañan, se implican en un trabajo que no tendrá ningún recorrido? Ellos, visto el sistema descrito en las líneas anteriores y que conocen bien porque han formado parte de él, lo tendrían que saber. Más que nadie. El propio Genís Roca afirma en una entrevista que este trabajo colectivo lo recogerá un gobierno que no es el actual y que por eso tienen que hacer “un trabajo bueno para que lo puedan recibir y respetar”. Creer que un trabajo muy bien hecho es suficiente para que un político de ahora o del futuro se mueva es algo dolorosamente ingenuo, impropio de dos buenos profesionales como ellos dos. ¿No habría sido más lógico que esta iniciativa partiera de un gran acuerdo en el Parlamento para que tuviera un mínimo recorrido asegurado? Si esto se ve como un imposible, ni si merece la pena intentarlo (algo bastante triste, por otra parte), ¿no se tendrían que aprovechar los recursos existentes como ejercicio de racionalidad presupuestaria? Si la opción actual se ha considerado la mejor por lo que sea, ¿por qué no se mueve dentro de unos parámetros deseables para el 2022 y para los siglos de los siglos que vendran, como son la transparencia o la participación? ¿Qué cobra cada cual? ¿A qué y a quien compromete? ¿Quién participa y por qué? ¿Las conclusiones irán más allá de la conveniencia de apostar por la I+D+I, aprovechar las ventajas del big data, crear nuevas sinergias o apostar por el turismo de calidad? ¿Habrá inconformismo en las conclusiones? ¿Integrarán con determinación aquello tan viejo/bello de nadie es más que nadie? ¿Se atreverán a afirmar que la administración contratante se tiene que reformar de arriba abajo para lograr los objetivos? ¿Es posible que antes de divisar el futuro, nos mirasemos de una vez por todas, los zapatos con los que andamos?

En el próximo artículo, el futuro de la cultura en la #Catalunya2022.

Crítica a «Viaje de invierno» de Schubert. Anatomía de una obsesión de Ian Bostridge


| Crítica del libro escrito por el tenor inglés Ian Bostridge sobre el Viaje de invierno de Schubert.

[+]

Crítica a la no tan nueva sección de arte moderno del MNAC (ahora Museu Nacional) [3ª parte y última]

Una de les nuevas salas de la sección de arte moderno, durante la renovación.
Una de les nuevas salas de la sección de arte moderno, durante la renovación.

| Tercera parte y conclusiones del recorrido crítico por la remodelada sección de arte moderno del Museu Nacional d'Art de Catalunya. Lo que me gusta y lo que no me gusta nada.

[+]

Crítica a la no tan nueva sección de arte moderno del MNAC (ahora Museu Nacional) [2ª parte]

Una de les nuevas salas de la sección de arte moderno, durante la renovación.
Una de les nuevas salas de la sección de arte moderno, durante la renovación.

| Segunda parte del recorrido pausado, crítico, con la mirada atenta por la remodelada sección de arte moderno del Museu Nacional d'Art de Catalunya. Lo que me gusta y lo que no me gusta nada.

[+]

Crítica a la no tan nueva sección de arte moderno del MNAC (ahora Museu Nacional) [1ª parte]

Una de les nuevas salas de la sección de arte moderno, durante la renovación.
Una de les nuevas salas de la sección de arte moderno, durante la renovación.

| Un recorrido pausado, crítico, con la mirada atenta por la remodelada sección de arte moderno del Museu Nacional d'Art de Catalunya. Lo que me gusta y lo que no me gusta nada.

[+]

Goya y los clichés

Fragmento de Saturno, obra de Francisco de Goya.
Fragmento de Saturno, obra de Francisco de Goya.

| Muchos lo evocan. ¿Pero nos hemos mirado bien el Saturno de Goya?

[+]

La Bienal de Venecia y la pasta (y no me referiero a los penne rigate)

Obra de Sarah Lucas en el Pabellón Británico de la Bienal de Venecia 2015.
Obra de Sarah Lucas en el Pabellón Británico de la Bienal de Venecia 2015.

| Arte interesante, farfolla y unas cuántas reflexiones sobre la madre de todas les bienales artísticas.

[+]

Wertíadas (II): el cautivo


| Cuando un ministro no decide y se convierte en comparsa.

[+]

Wertíadas (I): una escapada a París muy rara


| Una hipótesis sobre la misteriosa estancia de José Ignacio Wert y Montserrat Gomendio en el Colegio de España de París.

[+]

After work artístico


| Juan Bufill y Vicenç Altaió hablando sobre arte y anti-arte y yo escuchándolos con una Heineken en la mano. Aquí tenéis la crónica.

[+]

Este sitio web emplea cookies propias y de terceros para su navegación y personalización (puedes leer sobre nuestra política de cookies aquí). Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas su uso. Puedes cerrar este mensaje clicando en la galleta.