Diderot! arte y acciones artísticas

Teléfono
+34 615 567 243
Correo-e
box@diderot.info
ca
es

BETA

Pablo PICASSO (Málaga, 1881 - Mougins, 1973), vida, historia, hechos.

Artistas

Ficha de Pablo PICASSO (Málaga, 1881 - Mougins, 1973)

fotografia de

datos básicos de Pablo PICASSO

Vídeo (entrevista, reseña, noticia):

(c) "Le Mystère Picasso", 1956 (dir. Henry-Georges Clouzot) [fragmento]

(c) "Le Mystère Picasso", 1956 (dir. Henry-Georges Clouzot) [fragmento]

Información extendida de

Biografía:



Hijo de José Ruiz Blasco, profesor de dibujo de la Escuela de Artes y Oficios de Málaga, y de María Picasso López. En 1891 la familia se traslada a La Coruña, y pocos años después, en 1895, a Barcelona. En su primer viaje a Madrid visita el Museo del Prado y se siente atraído por los grandes maestros cuya lección no olvidará nunca y con los que años más tarde establecerá un diálogo artístico. En 1896 ingresa en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando asistiendo irregularmente a clase, y allí comienza su formación artística dentro del realismo académico con Muñoz Degrain y con Moreno Carbonero. En Barcelona conecta con los grupos finiseculares más cosmopolitas y se integra en la tertulia de Els Quatre Gats, participando también del ambiente simbolista arraigado en círculos avanzados barceloneses. Visita París por primera vez en 1900, a partir de ese momento alterna sus estancias entre Madrid, Barcelona y la capital francesa, y realiza una serie de obras que constituyen un corpus homogéneo que será calificado más tarde como etapa azul, caracterizada por el alargamiento del canon, la utilización de gamas frías de color y el tono melancólico y ascético de las figuras, que no es ajeno a la influencia de El Greco. En 1904 se instala definitivamente en la ciudad del Sena. Pronto conecta con miembros de la más avanzada vanguardia y acaba convirtiéndose en su líder. Vive en el barrio humilde de Montmartre –en un barracón que Max Jacob bautiza como Bateau Lavoir- y conoce a Fernande Olivier. En ese mismo año comienza la denominada etapa rosa, en la que desarrolla composiciones con formas clásicas y colores más cálidos, en las cuales los personajes abandonan el aislamiento de la anterior fase. La amistad con los hermanos Stein a partir de 1905 le pone en contacto con un círculo muy singular de artistas y escritores, y conoce a Matisse. Veranea en Gósol, donde culmina el proceso de búsqueda, tanto formal como técnica, en torno al desnudo en el que estaba empeñado. Como consecuencia de ello, sus desnudos presentan una nueva volumetría rigurosa cuya raíz hay que buscar tanto en Ingres como en Cézanne. Frecuenta el Musée du Louvre y el de Ethnographie du Trocadéro que le atrae de una forma especial por su colección de arte primitivo y africano. La exposición de Cézanne de 1907 hace especial mella en él. Este año es clave en su producción, pues realiza “Les demoiselles d'Avignon”, obra tradicionalmente considerada como origen del cubismo, en la que plantea una nueva relación entre volumen y espacio, figura y fondo. Pasa el verano de 1909 en Horta d’Ebre (actualmente Horta de Sant Joan) y realiza vistas de sus alrededores en las que aplica una nueva forma de construir el paisaje, utilizando planos iluminados y sombreados en facetas, recurso derivado del conocimiento y reflexión de la pintura de Cézanne. La relación artística con Braque, al que había conocido en 1906, se hace cada vez más intensa, trabajando en estrecha colaboración a partir del invierno de 1908, embarcándose en la aventura del cubismo, que implica la configuración de un nuevo espacio pictórico, rompiendo con el sistema ilusionista perspectivo establecido en el renacimiento y perpetuado durante siglos.

Debido a su espíritu independiente no se adscribe a ningún movimiento ni firma manifiestos al uso. Su capacidad de creación inagotable le hace trabajar sin descanso. Excesivo en todas sus manifestaciones, tanto vitales como artísticas, mantiene numerosas relaciones afectivas. La Primera Guerra Mundial le sorprende en París, donde permanece recluido en su casa de la avenida Victor Hugo, que eventualmente comparte con Pablo Gargallo. En 1917, a través de Jean Cocteau contacta con Sergei Diaghilev y comienza sus proyectos de colaboración con los ballets rusos para los que realiza decorados y figurines. De esta manera conoce a...

[leer más...]

Hijo de José Ruiz Blasco, profesor de dibujo de la Escuela de Artes y Oficios de Málaga, y de María Picasso López. En 1891 la familia se traslada a La Coruña, y pocos años después, en 1895, a Barcelona. En su primer viaje a Madrid visita el Museo del Prado y se siente atraído por los grandes maestros cuya lección no olvidará nunca y con los que años más tarde establecerá un diálogo artístico. En 1896 ingresa en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando asistiendo irregularmente a clase, y allí comienza su formación artística dentro del realismo académico con Muñoz Degrain y con Moreno Carbonero. En Barcelona conecta con los grupos finiseculares más cosmopolitas y se integra en la tertulia de Els Quatre Gats, participando también del ambiente simbolista arraigado en círculos avanzados barceloneses. Visita París por primera vez en 1900, a partir de ese momento alterna sus estancias entre Madrid, Barcelona y la capital francesa, y realiza una serie de obras que constituyen un corpus homogéneo que será calificado más tarde como etapa azul, caracterizada por el alargamiento del canon, la utilización de gamas frías de color y el tono melancólico y ascético de las figuras, que no es ajeno a la influencia de El Greco. En 1904 se instala definitivamente en la ciudad del Sena. Pronto conecta con miembros de la más avanzada vanguardia y acaba convirtiéndose en su líder. Vive en el barrio humilde de Montmartre –en un barracón que Max Jacob bautiza como Bateau Lavoir- y conoce a Fernande Olivier. En ese mismo año comienza la denominada etapa rosa, en la que desarrolla composiciones con formas clásicas y colores más cálidos, en las cuales los personajes abandonan el aislamiento de la anterior fase. La amistad con los hermanos Stein a partir de 1905 le pone en contacto con un círculo muy singular de artistas y escritores, y conoce a Matisse. Veranea en Gósol, donde culmina el proceso de búsqueda, tanto formal como técnica, en torno al desnudo en el que estaba empeñado. Como consecuencia de ello, sus desnudos presentan una nueva volumetría rigurosa cuya raíz hay que buscar tanto en Ingres como en Cézanne. Frecuenta el Musée du Louvre y el de Ethnographie du Trocadéro que le atrae de una forma especial por su colección de arte primitivo y africano. La exposición de Cézanne de 1907 hace especial mella en él. Este año es clave en su producción, pues realiza “Les demoiselles d'Avignon”, obra tradicionalmente considerada como origen del cubismo, en la que plantea una nueva relación entre volumen y espacio, figura y fondo. Pasa el verano de 1909 en Horta d’Ebre (actualmente Horta de Sant Joan) y realiza vistas de sus alrededores en las que aplica una nueva forma de construir el paisaje, utilizando planos iluminados y sombreados en facetas, recurso derivado del conocimiento y reflexión de la pintura de Cézanne. La relación artística con Braque, al que había conocido en 1906, se hace cada vez más intensa, trabajando en estrecha colaboración a partir del invierno de 1908, embarcándose en la aventura del cubismo, que implica la configuración de un nuevo espacio pictórico, rompiendo con el sistema ilusionista perspectivo establecido en el renacimiento y perpetuado durante siglos.

Debido a su espíritu independiente no se adscribe a ningún movimiento ni firma manifiestos al uso. Su capacidad de creación inagotable le hace trabajar sin descanso. Excesivo en todas sus manifestaciones, tanto vitales como artísticas, mantiene numerosas relaciones afectivas. La Primera Guerra Mundial le sorprende en París, donde permanece recluido en su casa de la avenida Victor Hugo, que eventualmente comparte con Pablo Gargallo. En 1917, a través de Jean Cocteau contacta con Sergei Diaghilev y comienza sus proyectos de colaboración con los ballets rusos para los que realiza decorados y figurines. De esta manera conoce a Olga Koklova, bailarina del ballet, con la que inicia una relación amorosa que termina en boda al año siguiente. Con tal motivo viaja a Italia para realizar los decorados del ballet “Parade” con música de Eric Satie. En 1919 viaja a Londres con los ballets rusos y realiza los decorados y el vestuario de El sombrero de tres picos, de Manuel de Falla. A partir de su «retorno al orden», como consecuencia de su viaje a Italia, alterna dos lenguajes diferentes, sigue realizando obras cubistas y otras de grandiosidad neoclásica, una dualidad estilística que Eugenio d'Ors calificó de «Cuaresma cubista y Pascua clásica». En 1923 conoce a André Breton y dos años más tarde participa en la primera exposición surrealista. Entre 1920 y 1930 sus figuras sufren una curiosa metamorfosis, crecen o se alargan de forma desmesurada. Se interesa también por la escultura y trabaja a lo largo de 1928 en el taller de Julio González, con el que aprende a utilizar la soldadura autógena. En 1934 viaja a España con Olga y su hijo Paul. Probablemente el nacimiento de su hija Maya al año siguiente, habida de su relación con Marie Thérèse Walter, su nueva amante y modelo, provoca la separación de Olga.

En 1936 es nombrado director del Museo del Prado por el Gobierno de la República (acepta el nombramiento pero no toma posesión del cargo). Ese mismo año participa en la decoración del Pabellón Español de la Exposición Internacional de París para el que pinta el "Guernica". Actúa como embajador de la cultura española en el exilio, apoyando las exposiciones de artistas exiliados en París o firmando un comunicado para el Congreso de Artistas Americanos en el que garantiza que las obras del Museo del Prado han sido puestas a salvo por el Gobierno de la República, a la que, añade, se siente moralmente obligado a adherirse como artista comprometido para defender determinados valores que considera se encuentran en peligro. En 1936 comienza una nueva relación amorosa con Dora Maar. Tras la derrota de la República y el advenimiento de la dictadura franquista, Picasso decide mantener la obra en su poder hasta que España vuelva a regirse por un sistema democrático. El Guernica y todos sus estudios previos y posteriores, «que no pueden ser separados», son depositados por Picasso en el Museum of Modern Art de Nueva York.

En 1943 conoce a Françoise Gilot con la que convive durante diez años y con la que tiene dos hijos: Claude y Paloma. A partir de 1947, Picasso se instala en Vallauris, en la Costa Azul, y comienza a realizar cerámicas, en total más de seiscientas piezas. En 1949 Louis Aragon elige La paloma, de Picasso, como cartel para el Congreso de la Paz. Un nuevo amor surge en su vida en 1954, la protagonista es Jacqueline Roque y con ella se instala en La Californie (Cannes). Allí realiza sus famosas series sobre obras de los grandes maestros: Delacroix, Velázquez, Manet, Poussin. En 1960 se traslada a Mougins, donde vive y trabaja durante sus últimos años.

Fuente principal del texto: Museo del Prado

Pablo PICASSO, visto por los artistas (también autorretratos):

Picasso debout travaillant à Guernica dans son atelier des Grands-Augustins

Picasso debout travaillant à Guernica dans son atelier des Grands-Augustins
Dora MAAR. Picasso debout travaillant à Guernica dans son atelier des Grands-Augustins, 1937

Obra:

Au Lapin Agile

Au Lapin Agile
Pablo PICASSO. Au Lapin Agile, 1905

Guernica

Guernica
Pablo PICASSO. Guernica, 1937

Librería

Exposiciones y actividades (selección):

Comparte

Comparte en Facebook
Tuitea

Este sitio web emplea cookies propias y de terceros para su navegación y personalización (puedes leer sobre nuestra política de cookies aquí). Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas su uso. Puedes cerrar este mensaje clicando en la galleta.