Diderot! arte y acciones artísticas

Teléfono
+34 615 567 243
Correo-e
box@diderot.info
ca
es

BETA

Ricardo URGELL (Barcelona, 1873 - 1924), vida, historia, hechos.

Artistas

Ficha de Ricardo URGELL (Barcelona, 1873 - 1924)

fotografia de

datos básicos de Ricardo URGELL

Información extendida de

Biografía:



Su formación artística empezó en el taller de su padre, el famoso pintor paisajista Modest Urgell Ynglada. En 1888 realizó su primera exposición pública en la sección de arte de la Exposición Universal de Barcelona y en diciembre del mismo año hizo lo propio en la Sala Parés, la histórica galería de la capital catalana con la que Ricardo Urgell estuvo vinculado toda su vida. En 1895 entró como alumno en la Escuela de la Lonja de Barcelona y ganó la Medalla de Segunda Clase de la Exposición de Plantas y Flores de Barcelona. En 1897 debutó en las Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid, consiguiendo la Medalla de Tercera Clase, con la obra “Gaudeamus”. En 1900 participó en la primera muestra de la Sociedad Artística y Literaria de Cataluña (una agrupación artística con fines comerciales, promovida por su padre y los pintores Lluís Graner y Enric Galwey), que utilizó como principal canal de difusión de su obra pictórica. En 1901 entró como profesor auxiliar en la Escuela de la Lonja. En 1903 contrajo matrimonio con Rosa Esplugas –hija de uno de los fotógrafos más importantes de la ciudad, Antoni Esplugas- y en 1906 nació su único hijo, Josep Maria. En 1907 ganó la Medalla de Segunda Clase en la V Exposición Internacional de Bellas Artes de Barcelona, con una de sus obras más ambiciosas: “A primera hora del mercat”. Su racha de condecoraciones no paró y en 1908 obtuvo una Mención Honorífica en la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid, seguida de otra Medalla de Tercera Clase otorgada por el mismo certamen en 1910.

A partir de ese año optó también por mostrar su obra en certámenes oficiales internacionales: así pues, su obra se pudo ver en el Certamen Internacional de Buenos Aires (donde le premiaron con una Tercera Medalla por “El bolsín”), en la Exposición Universal de Bruselas y en el salón de la Société des Artistes Français de París. En 1911, consiguió la máxima condecoración en la VI Exposición de Bellas Artes de Barcelona, con la pintura titulada “L’esposa infidel o la filla del carboner”. En 1912 participó en la Latin British Exhibition de Londres, siendo uno de los artistas que aportó más piezas. En 1915 su obra apareció expuesta en otros espacios alejados de la Sala Parés y los eventos oficiales, concretamente en el Cercle Artístic y en las Galeries Laietanes. En marzo de 1917 rompió la dinámica de participar sólo en exposiciones colectivas e hizo su primera gran exposición a título personal, en la Sala Parés. En abril del mismo año acumuló otro premio en su palmarés: la Medalla de Segunda Clase en la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid. Precisamente, el jurado de este evento le dio en 1920 su último premio, una Condecoración, la cuál pasó a engrosar su ya de por si bastante cargado medallero y ayudó indirectamente a que fuese elegido como uno de los artistas que debían participar en la magna exposición de arte español del barroco hasta la actualidad, que se celebró en la Royal Academy de Londres. Finalmente, en 1923, le llegó el reconocimiento institucional en su ciudad y le concedieron una sala especial en la Exposición de Primavera que cada año organizaba el ayuntamiento (la buena acogida por parte de la crítica fue unánime). En 1924 participó puntualmente en la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid -con una pieza sorprendente centrada en la temática del boxeo (“Último round”)- y envió otra obra en el 23rd International Exhibition of Paintings organizada por el Carnegie Institute of Pittsburgh. En pleno estado de gracia, murió súbitamente en su residencia del barrio de Sant Gervasio de Barcelona.

La principal característica estilística de la obra pictórica de Ricardo Urgell es la búsqueda de la personalidad. Dentro del límite marcado por la representación de lo visible, Ricardo Urgell fue variando su...

[leer más...]

Su formación artística empezó en el taller de su padre, el famoso pintor paisajista Modest Urgell Ynglada. En 1888 realizó su primera exposición pública en la sección de arte de la Exposición Universal de Barcelona y en diciembre del mismo año hizo lo propio en la Sala Parés, la histórica galería de la capital catalana con la que Ricardo Urgell estuvo vinculado toda su vida. En 1895 entró como alumno en la Escuela de la Lonja de Barcelona y ganó la Medalla de Segunda Clase de la Exposición de Plantas y Flores de Barcelona. En 1897 debutó en las Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid, consiguiendo la Medalla de Tercera Clase, con la obra “Gaudeamus”. En 1900 participó en la primera muestra de la Sociedad Artística y Literaria de Cataluña (una agrupación artística con fines comerciales, promovida por su padre y los pintores Lluís Graner y Enric Galwey), que utilizó como principal canal de difusión de su obra pictórica. En 1901 entró como profesor auxiliar en la Escuela de la Lonja. En 1903 contrajo matrimonio con Rosa Esplugas –hija de uno de los fotógrafos más importantes de la ciudad, Antoni Esplugas- y en 1906 nació su único hijo, Josep Maria. En 1907 ganó la Medalla de Segunda Clase en la V Exposición Internacional de Bellas Artes de Barcelona, con una de sus obras más ambiciosas: “A primera hora del mercat”. Su racha de condecoraciones no paró y en 1908 obtuvo una Mención Honorífica en la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid, seguida de otra Medalla de Tercera Clase otorgada por el mismo certamen en 1910.

A partir de ese año optó también por mostrar su obra en certámenes oficiales internacionales: así pues, su obra se pudo ver en el Certamen Internacional de Buenos Aires (donde le premiaron con una Tercera Medalla por “El bolsín”), en la Exposición Universal de Bruselas y en el salón de la Société des Artistes Français de París. En 1911, consiguió la máxima condecoración en la VI Exposición de Bellas Artes de Barcelona, con la pintura titulada “L’esposa infidel o la filla del carboner”. En 1912 participó en la Latin British Exhibition de Londres, siendo uno de los artistas que aportó más piezas. En 1915 su obra apareció expuesta en otros espacios alejados de la Sala Parés y los eventos oficiales, concretamente en el Cercle Artístic y en las Galeries Laietanes. En marzo de 1917 rompió la dinámica de participar sólo en exposiciones colectivas e hizo su primera gran exposición a título personal, en la Sala Parés. En abril del mismo año acumuló otro premio en su palmarés: la Medalla de Segunda Clase en la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid. Precisamente, el jurado de este evento le dio en 1920 su último premio, una Condecoración, la cuál pasó a engrosar su ya de por si bastante cargado medallero y ayudó indirectamente a que fuese elegido como uno de los artistas que debían participar en la magna exposición de arte español del barroco hasta la actualidad, que se celebró en la Royal Academy de Londres. Finalmente, en 1923, le llegó el reconocimiento institucional en su ciudad y le concedieron una sala especial en la Exposición de Primavera que cada año organizaba el ayuntamiento (la buena acogida por parte de la crítica fue unánime). En 1924 participó puntualmente en la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid -con una pieza sorprendente centrada en la temática del boxeo (“Último round”)- y envió otra obra en el 23rd International Exhibition of Paintings organizada por el Carnegie Institute of Pittsburgh. En pleno estado de gracia, murió súbitamente en su residencia del barrio de Sant Gervasio de Barcelona.

La principal característica estilística de la obra pictórica de Ricardo Urgell es la búsqueda de la personalidad. Dentro del límite marcado por la representación de lo visible, Ricardo Urgell fue variando su manera de pintar, para encontrar un estilo que fuese suyo y, tanto o más fácil de reconocer, que el de su padre. Desde este punto de vista, se puede considerar un pintor estrictamente formalista: a pesar de que algunos cuadros puedan dar pie a interpretaciones literarias, estas siempre ocuparán un lugar totalmente secundario y supeditado al objetivo de la forma. La propia variabilidad estilística es la prueba más clara. En cualquier caso, a partir de la segunda década del siglo XX, Ricardo Urgell concretó su estilo postimpresionista y encontró la estabilidad que le alejaría del camino sinuoso que hasta en ese momento había seguido y que paradójicamente había sido uno de los trazos que más bien lo definían.

- Dr. Miquel-Àngel Codes Luna

Librería

Exposiciones y actividades (selección):

Comparte

Comparte en Facebook
Tuitea

Este sitio web emplea cookies propias y de terceros para su navegación y personalización (puedes leer sobre nuestra política de cookies aquí). Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas su uso. Puedes cerrar este mensaje clicando en la galleta.