Diderot! arte y acciones artísticas

Teléfono
+34 615 567 243
Correo-e
box@diderot.info
ca
es

BETA

Joaquim VAYREDA (Girona, 1843 - Olot, 1894), vida, historia, hechos.

Artistas

Ficha de Joaquim VAYREDA (Girona, 1843 - Olot, 1894)

fotografia de

datos básicos de Joaquim VAYREDA

Información extendida de

Biografía:



Aunque de familia olotense, en el momento de nacer Joaquim Vayreda, sus padres se habían trasladado temporalmente a Girona por culpa de la Guerra de los Siete Años. A los nueve años se convirtió en alumno de Narcís Pascual, entonces director de la Escuela de Dibujo de Olot. Sus estudios de filosofía fueron el motivo por el que se trasladó (hacia 1860) a Barcelona, donde formó parte del taller de Ramon Martí i Alsina. En 1865 expuso su primera obra, Arri Moreu, en el local de la Sociedad de Artistas de Barcelona, y el año siguiente en la Sala Parés expuso Los jugadores y algunos paisajes. Hombre interesado por los negocios, la política y, sobre todo, el desarrollo cultural de Olot, fundó con un grupo de amigos el Centro Artístico-Cultural (1869) y encomendó la dirección artística a Josep Berga. La peste amarilla declarada en Barcelona (1870) llevó a Olot a varios artistas, antiguos compañeros y amigos de él. El Centro Artístico, bajo la maestría de Berga y las aportaciones de los pintores que esporádicamente iban a la ciudad, se apuntaló como un foco de renovación y experimentación ante una escuela oficial de planteamientos ya decadentes. En 1871 hizo su primer viaje a París, corto pero suficiente para ser influido por los pintores de la escuela de Barbizon y también por los primeros impresionistas. A principios de febrero de 1872 fue nombrado teniente de alcalde, cargo que renunció tres meses más tarde, siguiendo indicaciones gubernativas. La guerra carlista iniciada en 1872 comportó el quebrantamiento de todas las tareas iniciadas: él y Berga se exiliaron en Francia, donde permanecieron hasta el final de 1875. En 1876 se casó con Mercè Casabò. Las actividades del Centro Artístico se retomaron, y él colaboró activamente como promotor de las manifestaciones culturales: Olot se convirtió en un centro de atracción para los pintores del país, atraídos por sus cuadros expuestos a la Sala Parés de Barcelona. En 1880 inició una etapa de negocios con la firma El Arte Cristiano, que trataba de industrializar la imaginería religiosa sin mengua de su valor artístico. De julio de 1881 a mediados de 1883 volvió al consistorio, donde mostró una actitud cada vez más liberal y catalanista. Desde el año 1883 su actividad artística empezó a menguar, como también menguó su vinculación con las corrientes avanzadas del arte. En 1887 fundó el Centro Catalanista, instrumento social que potenció una serie de manifestaciones artísticas y culturales. Su catalanismo lo llevó en 1892 a la presidencia de la primera Asamblea Catalanista de Manresa, donde fueron aprobadas las Bases para la Constitución Regional Catalana.

La suya primera etapa pictórica (1864-70) se caracteriza por la influencia de Martí Alsina. Los cuadros de género, los de asunto religioso y los paisajes constituyen la temática. Cromáticamente predominan los marrones, los verdes, los ocres y los tierras muy oscuros. La pincelada es densa, de factura clásica, una pincelada que dibuja (El Viernes Santo en Olot, La lección de canto, Puesta de sol). Varias obras ejecutadas entre 1872 y 1873 evidencian similitudes con Marià Fortuny, tanto en el tratamiento de las figuras y de los ambientes como en el color (La Rambla). La ida en París del 1871 le abrió nuevas perspectivas y le ofreció los elementos necesarios porque su obra evolucionara de acuerdo con las corrientes modernas europeas. A partir de entonces su obra tuvo planteamientos formales y estéticos similares a los de Daubigny , mientras que la pintura de Millet le llevó a interesarse por los campesinos, no como denuncia social, sino como hombres ligados al paisaje; en la ejecución de estas figuras se patentiza el lirismo de un Corot. El realismo romántico de J.F.Millet influyó diversas de sus obras hechas entre 1875 y 1877. A finales de esa década, la figura como elemento temático...

[leer más...]

Aunque de familia olotense, en el momento de nacer Joaquim Vayreda, sus padres se habían trasladado temporalmente a Girona por culpa de la Guerra de los Siete Años. A los nueve años se convirtió en alumno de Narcís Pascual, entonces director de la Escuela de Dibujo de Olot. Sus estudios de filosofía fueron el motivo por el que se trasladó (hacia 1860) a Barcelona, donde formó parte del taller de Ramon Martí i Alsina. En 1865 expuso su primera obra, Arri Moreu, en el local de la Sociedad de Artistas de Barcelona, y el año siguiente en la Sala Parés expuso Los jugadores y algunos paisajes. Hombre interesado por los negocios, la política y, sobre todo, el desarrollo cultural de Olot, fundó con un grupo de amigos el Centro Artístico-Cultural (1869) y encomendó la dirección artística a Josep Berga. La peste amarilla declarada en Barcelona (1870) llevó a Olot a varios artistas, antiguos compañeros y amigos de él. El Centro Artístico, bajo la maestría de Berga y las aportaciones de los pintores que esporádicamente iban a la ciudad, se apuntaló como un foco de renovación y experimentación ante una escuela oficial de planteamientos ya decadentes. En 1871 hizo su primer viaje a París, corto pero suficiente para ser influido por los pintores de la escuela de Barbizon y también por los primeros impresionistas. A principios de febrero de 1872 fue nombrado teniente de alcalde, cargo que renunció tres meses más tarde, siguiendo indicaciones gubernativas. La guerra carlista iniciada en 1872 comportó el quebrantamiento de todas las tareas iniciadas: él y Berga se exiliaron en Francia, donde permanecieron hasta el final de 1875. En 1876 se casó con Mercè Casabò. Las actividades del Centro Artístico se retomaron, y él colaboró activamente como promotor de las manifestaciones culturales: Olot se convirtió en un centro de atracción para los pintores del país, atraídos por sus cuadros expuestos a la Sala Parés de Barcelona. En 1880 inició una etapa de negocios con la firma El Arte Cristiano, que trataba de industrializar la imaginería religiosa sin mengua de su valor artístico. De julio de 1881 a mediados de 1883 volvió al consistorio, donde mostró una actitud cada vez más liberal y catalanista. Desde el año 1883 su actividad artística empezó a menguar, como también menguó su vinculación con las corrientes avanzadas del arte. En 1887 fundó el Centro Catalanista, instrumento social que potenció una serie de manifestaciones artísticas y culturales. Su catalanismo lo llevó en 1892 a la presidencia de la primera Asamblea Catalanista de Manresa, donde fueron aprobadas las Bases para la Constitución Regional Catalana.

La suya primera etapa pictórica (1864-70) se caracteriza por la influencia de Martí Alsina. Los cuadros de género, los de asunto religioso y los paisajes constituyen la temática. Cromáticamente predominan los marrones, los verdes, los ocres y los tierras muy oscuros. La pincelada es densa, de factura clásica, una pincelada que dibuja (El Viernes Santo en Olot, La lección de canto, Puesta de sol). Varias obras ejecutadas entre 1872 y 1873 evidencian similitudes con Marià Fortuny, tanto en el tratamiento de las figuras y de los ambientes como en el color (La Rambla). La ida en París del 1871 le abrió nuevas perspectivas y le ofreció los elementos necesarios porque su obra evolucionara de acuerdo con las corrientes modernas europeas. A partir de entonces su obra tuvo planteamientos formales y estéticos similares a los de Daubigny , mientras que la pintura de Millet le llevó a interesarse por los campesinos, no como denuncia social, sino como hombres ligados al paisaje; en la ejecución de estas figuras se patentiza el lirismo de un Corot. El realismo romántico de J.F.Millet influyó diversas de sus obras hechas entre 1875 y 1877. A finales de esa década, la figura como elemento temático desapareció y el pintor se centró casi exclusivamente en la interpretación del paisaje. La pincelada se hizo más densa, más lisa y más suelta y el tratamiento de los primeros planos respecto a los últimos es distinto. Hacia 1880 empezó la serie de las primaveras, de los árboles floridos, y se hizo manifiesta la diferenciación en el tratamiento de los distintos planos; las figuras inmergidas en estos paisajes serán, a medida que avanza la década de los años ochenta, manchas de colores que obligan a observar el cuadro de lejos. La crítica en estos años se le mostró desfavorable y calificó de esbozadas sus obras. La gamma cromática se hizo mucho más clara. A finales de los ochenta y hasta su muerte, esta evolución se acentuó.

Fuente principal del texto: M:AO. Modernisme: Accés Obert

Librería

Comparte

Comparte en Facebook
Tuitea

Este sitio web emplea cookies propias y de terceros para su navegación y personalización (puedes leer sobre nuestra política de cookies aquí). Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas su uso. Puedes cerrar este mensaje clicando en la galleta.