diderot! Arte y acciones artísticas

Teléfono
+34 615 567 243
Correo-e
box@diderot.info
ca
es

BETA

diderot! Arte y acciones artísticas

Josep MASRIERA (Barcelona, 1841 - 1912), vida, historia, hechos.

Artistas

Ficha de Josep MASRIERA (Barcelona, 1841 - 1912)

fotografia de

datos básicos de Josep MASRIERA

Actividades en curso y futuras:

Información extendida de

Biografía:



Hijo del orfebre Josep Masriera Vidal y hermano mayor del pintor Francesc y del escultor Frederic, Masriera dio sus primeros pasos en el mundo del arte desde el obrador de orfebrería paterno antes de ingresar, hacia 1857, en la academia particular de Josep Serra Porson. Junto con su hermano Francesc y otros, fundó en 1862 la peculiar revista mensual El Recuerdo, que tuvo periodicidad hasta 1872. En octubre de 1862 y junto con su hermano Francesc, hizo su primer viaje a París y a Londres. Regresaron los dos a la capital francesa en julio de 1865 para conocer el taller del pintor academicista Alexandre Cabanel.

En noviembre de 1865 se casó con Clotilde Rosés, con quien tuvo tres hijos: el polifacético artista Lluís Masriera Rosés y los también orfebres, Josep y Ricard. Fue alumno en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona (Llotja) desde el curso 1867-1868 hasta el 1869-1870, donde ya mostró un talento innato para la pintura de paisaje. Al terminar su formación oficial, Masriera ya tenía definido su lenguaje pictórico, fundamentalmente realista. Por aquellos primeros años expuso en la Sala Monter de Barcelona, y en 1871 presentó dos paisajes en la Exposición General Catalana celebrada en la Universidad de Barcelona, ganando una Medalla de 3.ª Clase. En 1872, por mediación de Mariano Fortuny, el marchand francés Adolphe Goupil adquirió su óleo La font d’en Llui.

Debutó en los certámenes oficiales de Madrid el 1876 con Recuerdo de los Pirineos, obra probablemente inspirada en la localidad de Angostrina, en la Cerdanya francesa, donde pasó una temporada el año anterior. En el de 1878 presentó, entre otras, Estanque de Rubió. Llavaneras, obra por la que fue premiado con Medalla de 3.ª Clase, y que fue adquirida por Alfonso XII, lo que le valió ser expuesta en la Exposition Universelle de París de aquel mismo año. En la Exposición Nacional de 1897 presentó seis obras y obtuvo una medalla de tercera clase por Tarde de otoño. En la Exposición Universal de Barcelona de 1888 expuso En el pinar y Un arroyo, y en la de París de 1889 tres paisajes, donde fue premiado —al igual que su hermano Francesc— con una medalla de bronce. Asimismo, en la Exposición Internacional de Bellas Artes de Munich de 1889 ganó una Medalla de 2.ª Clase.

En 1888 expuso, junto con Francesc, en la Spring Exhibition de Birmingham, organizada por la Royal Society of Artists. Otras exposiciones en las que participó aquellos años fueron la muestra del Cercle Artístic d’Olot (1878), donde presentó Un barri de Llanàs, y con su hermano en la Primera Exposición del Centro de Acuarelistas de Barcelona en el Museo Martorell (1885).

Tomó parte también en diversos certámenes oficiales barceloneses. En el de Bellas Artes de 1891 ganó un diploma de honor por Detall de Llavaneres, una de sus mejores obras. Es a partir de esta década cuando Masriera se decanta por una luminosidad más potente, aclarando notablemente su paleta, característica que mantendrá hasta sus últimas obras de principios del siglo XX. Expuso también en los certámenes barceloneses de 1894 y 1898, y fue premiado con 1.ª Medalla en la exposición oficial de 1909. También expuso en una colectiva del Saló Rovira el 1898, y el 1906 junto a Josep Ribas y Segundo Matilla, en el establecimiento de Ribas en Barcelona. Fue un expositor habitual de la Sala Parés desde sus inicios en 1877, año en que participó junto con su hermano en la muestra de diciembre, y hasta 1909, año en que expuso dieciséis de sus mejores paisajes junto a obras de su hijo Lluís. Cabe destacar la participación de los Masriera el año 1879 en una exposición conjunta en Can Parés con Modest Urgell, Joaquim Vayreda y Joan Rabadà. El año 1906, también en la Parés, expuso una cincuentena de paisajes catalanes, entre óleos y plumas.

Influenciado por Ramon Martí Alsina, Lluís Rigalt y Carlos de...

[
leer más...]

Hijo del orfebre Josep Masriera Vidal y hermano mayor del pintor Francesc y del escultor Frederic, Masriera dio sus primeros pasos en el mundo del arte desde el obrador de orfebrería paterno antes de ingresar, hacia 1857, en la academia particular de Josep Serra Porson. Junto con su hermano Francesc y otros, fundó en 1862 la peculiar revista mensual El Recuerdo, que tuvo periodicidad hasta 1872. En octubre de 1862 y junto con su hermano Francesc, hizo su primer viaje a París y a Londres. Regresaron los dos a la capital francesa en julio de 1865 para conocer el taller del pintor academicista Alexandre Cabanel.

En noviembre de 1865 se casó con Clotilde Rosés, con quien tuvo tres hijos: el polifacético artista Lluís Masriera Rosés y los también orfebres, Josep y Ricard. Fue alumno en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona (Llotja) desde el curso 1867-1868 hasta el 1869-1870, donde ya mostró un talento innato para la pintura de paisaje. Al terminar su formación oficial, Masriera ya tenía definido su lenguaje pictórico, fundamentalmente realista. Por aquellos primeros años expuso en la Sala Monter de Barcelona, y en 1871 presentó dos paisajes en la Exposición General Catalana celebrada en la Universidad de Barcelona, ganando una Medalla de 3.ª Clase. En 1872, por mediación de Mariano Fortuny, el marchand francés Adolphe Goupil adquirió su óleo La font d’en Llui.

Debutó en los certámenes oficiales de Madrid el 1876 con Recuerdo de los Pirineos, obra probablemente inspirada en la localidad de Angostrina, en la Cerdanya francesa, donde pasó una temporada el año anterior. En el de 1878 presentó, entre otras, Estanque de Rubió. Llavaneras, obra por la que fue premiado con Medalla de 3.ª Clase, y que fue adquirida por Alfonso XII, lo que le valió ser expuesta en la Exposition Universelle de París de aquel mismo año. En la Exposición Nacional de 1897 presentó seis obras y obtuvo una medalla de tercera clase por Tarde de otoño. En la Exposición Universal de Barcelona de 1888 expuso En el pinar y Un arroyo, y en la de París de 1889 tres paisajes, donde fue premiado —al igual que su hermano Francesc— con una medalla de bronce. Asimismo, en la Exposición Internacional de Bellas Artes de Munich de 1889 ganó una Medalla de 2.ª Clase.

En 1888 expuso, junto con Francesc, en la Spring Exhibition de Birmingham, organizada por la Royal Society of Artists. Otras exposiciones en las que participó aquellos años fueron la muestra del Cercle Artístic d’Olot (1878), donde presentó Un barri de Llanàs, y con su hermano en la Primera Exposición del Centro de Acuarelistas de Barcelona en el Museo Martorell (1885).

Tomó parte también en diversos certámenes oficiales barceloneses. En el de Bellas Artes de 1891 ganó un diploma de honor por Detall de Llavaneres, una de sus mejores obras. Es a partir de esta década cuando Masriera se decanta por una luminosidad más potente, aclarando notablemente su paleta, característica que mantendrá hasta sus últimas obras de principios del siglo XX. Expuso también en los certámenes barceloneses de 1894 y 1898, y fue premiado con 1.ª Medalla en la exposición oficial de 1909. También expuso en una colectiva del Saló Rovira el 1898, y el 1906 junto a Josep Ribas y Segundo Matilla, en el establecimiento de Ribas en Barcelona. Fue un expositor habitual de la Sala Parés desde sus inicios en 1877, año en que participó junto con su hermano en la muestra de diciembre, y hasta 1909, año en que expuso dieciséis de sus mejores paisajes junto a obras de su hijo Lluís. Cabe destacar la participación de los Masriera el año 1879 en una exposición conjunta en Can Parés con Modest Urgell, Joaquim Vayreda y Joan Rabadà. El año 1906, también en la Parés, expuso una cincuentena de paisajes catalanes, entre óleos y plumas.

Influenciado por Ramon Martí Alsina, Lluís Rigalt y Carlos de Haes, Masriera mantuvo firme su discurso pictórico a lo largo de toda su carrera. Sus pinturas rurales, inspiradas por los paisajes de Llavaneres (Maresme) —localidad de origen de su familia—, les Guilleries, Montserrat, la Garriga, Camprodon, etc., gozaron de un gran éxito entre la burguesía catalana.

Sus óleos y sus dibujos son minuciosos hasta en los detalles más insignificantes, rigurosos estudios del natural, dotando a sus paisajes de una particular riqueza tonal y de un realismo que entronca, sobre todo, con la obra de Martí i Alsina. La luminosidad de sus obras es, en general diáfana, sin recabar en los aspectos atmosféricos cambiantes que las nuevas tendencias impresionistas marcaban. En general se muestra cercano a la sensibilidad del ruralismo pictórico de la Escola d’Olot, aunque impregnando sus óleos más de la luz mediterránea, que de la brumosidad del interior de Catalunya.

Realizó acuarelas y múltiples dibujos, de los que cabe destacar su acabado riguroso, a la manera de un Jaume Pahissa, trabajos con valor de obras definitivas en los que solía combinar diferentes técnicas: lápiz, pluma, acuarela, aguatinta, etc. Masriera tenía en gran estima la práctica del dibujo, y lo entendía como la base de toda creación plástica. Uno de sus paisajes formó parte del Álbum de dibujos de artistas catalanes ofrecido al rey Alfonso XIII con motivo de su boda el 1906.

Con su hermano Francesc realizó algunos óleos, como La Montagne Verte (1880) o No venen! (1884), donde cada uno de ellos realizó la parte en la que se había especializado. Ambos fundaron el año 1882 el taller-estudio en forma de templo corintio de la calle Bailén de Barcelona. Aunque se centraron en sus carreras como artistas, nunca dejaron de lado su papel como socios propietarios de la firma de joyería paterna, incluso después de la muerte de su padre, en Vda. Masriera e hijos, participando activamente en su desarrollo y proyección.

Masriera ejerció también un activo papel en la escena cultural barcelonesa. En 1871 fue nombrado miembro de la Comisión Permanente de Exposiciones y dos años más tarde ingresó en la Real Academia de Ciencias y Artes, de la que llegó a ser presidente.

En 1882 ingresó en la Sociedad Artístico Arqueológica, y fue miembro numerario de la Academia Provincial de Bellas Artes desde 1882, entidad que dotó un premio anual de paisajismo con su nombre. Presidió el Círculo Artístico y fue miembro de la Junta de Museus. En 1905 fue nombrado también miembro honorario del Fomento del Trabajo.

Como teórico del arte, si bien se desmarcó de la ortodoxia estética de la Restauración, su discurso se movía entre la admiración por el naturalismo en el arte —desde la Academia Provincial de Bellas Artes defendió la estética de un realismo idealizado—, y cierto escepticismo hacia las nuevas tendencias que, dentro del Modernismo catalán, ya se imponían a finales del siglo XIX. En 1887 publicó un álbum titulado Cifras decorativas, para artes e industrias, y desde las academias de las que formaba parte publicó diversos artículos como El Arte Plástico y Gráfico o El Arte de Cincelar, entre otros. También pronunció diversos discursos necrológicos —en general apologías biográficas de artistas o personajes de la cultura catalana de un gran valor como fuentes para la historia del arte de la época— como Rossend Nobas, Claudi Lorenzale, Manuel Fluixench, Lluís Rigalt, Josep Lluís Pellicer o Francesc Miquel i Badia, este último uno de los críticos que más ensalzó la obra de los Masriera desde el Diario de Barcelona. El mes de abril de 1880, en el Ateneu Barcelonès, glosó la figura del malogrado pintor barcelonés Simó Gómez Polo.

Fuente principal del texto: Diccionario Biográfico Español (RAH)

Obra:

Detall de Llavaneres

Detall de Llavaneres
Josep MASRIERA. Detall de Llavaneres, 1890

Librería

Exposiciones y actividades (selección):

Comparte

Comparte en Facebook
Tuitea

Este sitio web emplea cookies propias y de terceros para su navegación y personalización (puedes leer sobre nuestra política de cookies aquí). Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas su uso. Puedes cerrar este mensaje clicando en la galleta.